jueves, 18 de junio de 2009

CAMINANTE, SÍ HAY CAMINO

¿Alguna vez han escuchado la frase "caminante, no hay camino, se hace camino al andar?" Es un verso de uno de los poemas más famosos del poeta español Antonio Machado y hecho canción (en "Cantares") por Joan Manuel Serrat. Algunos se inspiran en estos versos para implicar de que no existe un destino marcado para uno y hasta cierto punto refleja que no hay propósito en nuestra vida, sino que nosotros mismos, a través del tiempo, fabricamos dicho propósito.



Sin embargo, nuestro Dios dice algo totalmente distinto. Existen muchos caminos, aunque solamente UNO es EL Camino que debemos caminar para conocernos tal como fuimos conocidos. Jesús nos enseña que Él es "el Camino, la Verdad y la Vida (Juan 14:6)."



A través del apóstol Pablo, aprendemos esto: "en él digo, en quien asimismo tuvimos suerte, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el consejo de su voluntad,
12 Para que seamos para alabanza de su gloria, nosotros que antes esperamos en Cristo (Efesios 1:11-12 RV1909)."

Uno puede rechazar los caminos que se presenten o menospreciar al Camino; pero Jesucristo, EL CAMINO, sigue estando presente para todo aquel que desee poder llegar al destino que nuestro Dios ha preparado para todos los que le sigamos.

lunes, 15 de junio de 2009

domingo, 14 de junio de 2009

La inversión de una amistad

Muchas personas buscan invertir tiempo en aquellos que aman y quieren, dejando en un plano secundario, como máximo a otros. ¿Qué sucede cuando tus esfuerzos no son reciprocados de la misma manera que uno los da o que tal vez tu tiempo lo ves menospreciado? Y mientras tanto, muchos, que tal vez para ti no tienen la relevancia que aquellos a quienes procuras están esperando por ti, aunque sea solamente una palabra o una sonrisa que dure más que lo que ellos esperan.

Creo que sería el momento perfecto para salir de la caja fuerte que has construido para guardarte y permitir que otros vean lo que has tratado de mostrar a aquellos que buscas y no te conceden la importancia. Tú vales mucho, porque Dios te creó; pero no todos están dispuestos a pagar el precio que vales como persona. Procura que quien te "compre" te dé lo suficiente como para no se quede endeudado.

Bendiciones.