jueves, 29 de abril de 2010

DERECHO O PRIVILEGIO

Claramente digo: el Educación NO es un derecho NI es un privilegio. Si la educación fuera un derecho, implicaría que alguien tiene que otorgar ese derecho y que alguien tiene un deber de educar. Y en realidad nosotros no necesitamos que alguien nos dé permiso para educarnos. Si la educación fuera un privilegio, implicaría que alguien tendría que darnos el privilegio y que nosotros tengamos suficientes "méritos" que nos concedan tener ventaja sobre los demás. Y ninguna de las dos es cierta ni real.

La educación es mucho más compleja y diversa que los sistemas tradicionales de escuelas, colegios o universidades. La educación es un proceso continuo que comienza desde el nacimiento y que se da dondequiera que estemos. Cada libro, cada periódico, cada conversación, cada pensamiento, cada experiencia o circunstancia nos brinda experiencias educativas. He conocido gente brillante con tercer grado de escuela y conozco políticos con Juris Doctor que lo disimulan muy bien. Tener un buen sistema de Educación o buenas universidades no sirve de nada si nosotros, como seres pensantes, ignoramos el mundo que nos circunda.

La educación es una facultad que nuestro Dios capacitó cuando nos hizo a Su imagen y semejanza. No es patrimonio o hegemonía del Estado ni de instituciones privadas. El día que lo entendamos, dejaremos de perder el tiempo protestando por derechos que no existen ni privilegios que nosotros mismos podemos brindarnos.